Este es el primero de tres artículos, para siguiente lectura se pueden leer el segundo y tercero.

En la arena internacional muchos consideran aún a Rusia como una gran potencia: es miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, posee armas nucleares y un vasto ejército, en los últimos años sus tropas han ganado invaluable experiencia de combate tanto en Georgia, Ucrania y Siria, punto que veremos en un futuro capítulo.

Pero pese a tener hoy el ejército con más experiencia en combate, Rusia tiene una serie de debilidades geográficas, económicas y estratégicas que minan su poder internacional.

Una economía pequeña y retrasada

Uno de los mejores indicadores de la capacidad real de una gran potencia es Producto Interno Bruto, sin una economía poderosa no es posible mantener unas fuerzas armadas de primer nivel. El PIB de Rusia es apenas 1,7 trillones USD, eso equivale al 12% del PIB americano y a un 14% del chino. Su economía equivale apenas al estado de Texas.

Rusia- China - EEUU
PIB Rusia, Inglaterra, EEUU y China. Fuente Banco Mundial

Otra de sus debilidades es su tipo de economía: es poco diversificada y dependiente principalmente de la exportación de materias primas, el 70% del total. A su vez el 52% de sus exportaciones fueron Gas y Petroleo, la que sufre cada vez que el precio del petróleo está a la baja. Su industria manufacturera es pequeña, el 20% de toda su manufactura está vinculado a defensa. La que a su vez depende fuertemente de las exportaciones para sobrevivir. El año 2017 exportó 37 billones USD en productos defensa. Considerando que el total de sus exportaciones el año 2018 fueron 450 billones USD, un 8% no deja de ser menor.

Ser una nación netamente exportadora tiene desventajas en caso de conflicto político. El año 2015 su economía sufrió una fuerte contracción cuando países europeos y EEUU aplicaron sanciones por su injerencia en Ucrania. Aún no se recupera de tales sanciones al no tener una economía diversificada. Tal daño económico repercutirá directamente en cualquier gasto y desarrollo militar.

Rusia PIBDetalle PGB Rusia, notar caída en 2015. Fuente: Banco Mundial

Un territorio gigantesco que cubrir

Cómo revisamos en un artículo anterior, Rusia tiene una desventaja geográfica que EEUU no posee: una vasta extensión de territorio y naciones hostiles directamente en sus fronteras o cerca de ellas: Japón, Finlandia, Ucrania, Polonia, los países Bálticos son todos cercanos a EEUU o miembros de la OTAN. Comparándolo con EEUU la situación no puede ser más opuesta: fronteras con 2 países, México y Canadá, que son naciones aliadas y militarmente débiles. Esto obliga a Rusia a tener siempre fuerzas militares operativas a lo largo de su frontera, por el otro lado EEUU puede darse el lujo de tener principalmente fuerzas policiales en ellas, lo que le permite tener parte no menor de sus fuerzas armadas en bases en el extranjero.

Una marina superflua y en problemas

Su capacidad de proyección naval es también limitada, todas sus bases navales tienen problemas para proyectar poder naval en caso de conflicto. La flota del Mar del Norte puede ser bloqueada por NATO en caso de crisis. Su flota del Pacifico en Vladivostok podría toparse de narices con la segunda flota naval del mundo: Japón. Para empeorar las cosas la flota japonesa tiene completa interoperabilidad con la marina americana. Su flota de Sebastopol, en el mar negro, puede ser bloqueada con facilidad por Turquía en los Dardanelos. Los esfuerzos diplomáticos rusos para acercarse a Turquía tienen como uno de sus objetivos anular tal dificultad.

Desde los tiempos soviéticos la flota rusa ha tenido problemas de efectividad en combate y fiabilidad. En el libro “How to Make War“, el experto James F. Dunningang indica que la flota soviética pasaba más del 80% del año anclada en puerto. Una marina que no está en el mar es una marina que no entrena.

Otro de sus problemas es su infraestructura anticuada. El año 2018, el único portaaviones ruso sufrió un serio accidente durante un mantenimiento en un muelle seco. Para empeorar las cosas el portaaviones adolece de otra serie de problemas técnicos, que lo obliga a viajar siempre acompañado de un remolcador en caso de falla de los motores . En comparación la flota americana posee 11 portaaviones nucleares en servicio activo.

Su flota de submarinos, base crucial para la disuasión nuclear, está pasando por serios problemas de operatividad y envejecimiento de sus naves, mientras que la capacidad de costear el desarrollo y producción de sus nuevos submarinos aún está por verse.

Esta situación deja en evidencia que, en caso de conflicto a gran escala, la fuerza naval rusa estaría limitada a proteger su territorio. Muy por el contrario, la flota americana puede desplegar su fuerza naval en todo el mundo y con pocas limitaciones.

Todo es un velo de mentiras

Explica Dunningang que los soviéticos sobrepasaban al resto del mundo en una sola cosa: el engaño y propaganda. Los soviéticos podían en poco tiempo levantar fábricas o regimientos blindados falsos en donde se esperaba el paso de algún satélite espía americano. Su máquina de propaganda, apoyada lamentablemente por muchos “intelectuales” y prensa en occidente, hacía declaraciones sobreexageradas de sus capacidades económicas y militares. El colapso de la URSS bajó temporalmente tales barreras y permitió revelar las verdaderas capacidades militares soviéticas,  eran mucho menos efectivas de lo indicado.

Hoy tal capacidad de propaganda se ha vuelto a establecer. No solamente a través de prensa en Rusia, sino además con agencias como Russia Today en todo occidente. En Alemania uno de sus subcanales, “Der fehlende Part” ha recibido criticas por el arrastre que ha obtenido en las redes sociales. Canales en Youtube publican videos sobre la situación militar y geopolítica rusa, más críticas a las capacidades americanas con un sesgo tan evidente que pareciera información calcada de algún ministerio de propaganda. Uno de ellos es “South Front”, con 137 mil seguidores, su nombre original de esta página era “Crimean Front”, cuando se concentraba principalmente en hacer vídeos sobre la guerra en Ucrania.

En el resto de las redes sociales occidentales los esfuerzos del estado ruso no se quedan atrás, uno de sus instrumentos más famosos la llamada Fábrica de Trolls, organismo que se dedica a generar desinformación en las redes sociales y en los comentarios de noticias online. Su objetivo es confundir a la opinión pública, tanto rusa como internacional. Parte de la investigación del FBI de Robert Mueller fue describir las actividades de tal departamento en EEUU.

En la prensa rusa no puede haber disenso o críticas abiertas al régimen de Putin, el último ejemplo fue la renuncia de varios periodistas de la agencia Tass después de la publicación de algo tan inocuo como una denuncia por casos de disentería contra una empresa que provee alimentos para niños, el dueño de la empresa estaba vinculado a Putin.

El llamado a mantenerse en línea es aún más abierto para agentes de inteligencia, cualquier agente que deserte a occidente será envenenado con un isotopo radioactivo de Polonio-210 que solo se produce en la empresa Avangard en Rusia. El mensaje para posibles desertores es claro.

¿Por qué este secretismo y propaganda?

A simple vista se puede pensar que tal forma de actuar es un mero acto de maldad y deseo de control, pero cualquier persona que ha trabajado en defensa o seguridad sabe que la razón principal del secretismo es para ocultar la debilidad e incompetencia propia. Rusia tiene hoy 7.200 cabezas nucleares versus las 7.500 americanas, ¿cuántas de ellas están verdaderamente operativas?. Lo mismo sucede con su flota blindada, ¿cuántos tanques podrían realmente salir hoy a combate y no sufrir problemas de mantenimiento?, ¿cuántas tripulaciones entrenadas tienen realmente?

En la fuerza aérea adolecen del mismo problema, si bien muchos conceden la enorme capacidad del Su-37, el prototipo de quinta generación T-50 ha estado tan plagado de problemas y retrasos que India, luego de 11 años y dos accidentes, se bajó del joint venture acusando falta de transparencia de su contraparte rusa.

Rusia intenta constantemente hacer creer al resto del mundo que es más poderosa de lo que efectivamente es. Una de las mejoras muestras de su debilidad ocurrió el año 2015 cuando cazas turcos derribaron un Su-24 ruso que entró brevemente es su zona aérea. Pese a todas las amenazas verbales del Kremlin el asunto no pasó a mayores porque Turquía era capaz de desbaratar la actividad militar rusa en Siria. Frente a esta situación Putin prefirió hacer de la debilidad una virtud y ha logrado acercarse diplomáticamente a Erdogan.

Conclusión

Pese a ser aún considerada una gran potencia nuclear, Rusia tiene varias desventajas que mellan sus objetivos internacionales: su retraso y debilidad económica, la dificultad y desgaste que implica vigilar en sus fronteras a naciones hostiles a sus intereses y la pérdida de poder relativo debido al crecimiento económico de otras naciones. Todos estos factores han convertido a Rusia en un oponente que únicamente puede proyectar poder directamente en sus fronteras. Siria ha sido la excepción, no la regla. Esta situación, junto al crecimiento chino, solo va a empeorar en el futuro.

En un próximo capitulo veremos el único gran punto a favor de Rusia que la mantiene como un actor relevante en la región: la modernización de su ejército y cómo adquirió experiencia en combate.

Sigue mi blog en:

https://www.facebook.com/plumahoplita/

Fuente foto portada: Tripadvisor. Submarino Foxtrot desmilitarizado en Inglaterra.