Month: June 2017

De razas, dominación y riqueza

por Emilio Meneses

Porque naciones y/o grupos humanos triunfan y otras fracasan, sacando distintas teorías a la balanza.

 

Un clásico tema de conversación tanto en aulas de historia, sociología o en un asado después de la octava piscola [1] son  teorías que expliquen por qué hay grupos humanos que han avanzado constantemente y otros han fracasado de manera sistemática. Quiero mencionar en estas líneas algunas de las más mencionadas

Teorías de dominación/dependencia/imperialismo

Este es el conjunto  de ideas más de moda en las carreras humanistas.

Se pueden resumir tales teorías en la idea que naciones crecen solo en la base de explotar a otras, sea mediante dominación y conquista o sea mediante la venta de productos manufacturados contra la compra a bajo precio de materias primas. El problema de estas teorías es explicar cuándo naciones crecen sin tales supuestos: EEUU, se volvió una gran potencia absorbiendo un territorio en la práctica despoblado sin necesidad de explotar el trabajo de grandes masas de otro grupo humano para su beneficio. Muchos olvidan que la razón porque España no colonizó el continente del norte fue por la baja densidad poblacional, no había casi indios a los que dominar . Lo contrario también pone en jaque la teoría: El imperio con más colonias a su haber durante siglos, España, se volvió un país cada vez más pobre e irrelevante  pese a todos sus dominios de donde podía extraer recursos. Francia, el enemigo eterno español ganó relevancia en el s. XVIII sin depender por muchas décadas de importantes colonias en ultramar de donde podía extraer recursos.[2].

Estas teorías también sostienen que la razón de la pobreza en Latinoamérica en el S. XX se debió al sistema económico impuesto por el mundo desarrollado [3]. Pero ignora curiosamente los sistemas económicos elegidos por las elites latinoamericanas:  Chile a  mediados del siglo XX aplicó la política de sustitución de importaciones [4] que nos empobreció hasta llegar a un  punto de crisis a fines de los 60, por el contrario Chile ha visto un crecimiento sostenido desde los 80 gracias a la liberalización de su economía.

Teorías de diferencias raciales

Otras teoría que tuvo mucha boga y aún hoy algunos en grupos cómo el alt-right  mantienen son teorías basadas en la inferioridad racial.

Debido principalmente al Coeficiente Intelectual (IQ) y/o costumbres inherentes a un grupo humano en particular hay naciones que están condenadas a tener peores resultados [5]. Tal teoría tiene un tremendo talón de Alquiles: Hace 60 años esta teoría indicaba que razas orientales eran también inferiores[6], hoy China, Japón, Singapur y Corea dominan económicamente el mundo. Además son incapaces de explicar porque naciones del mismo “origen étnico” tienen resultados tan disimiles. Ambas Coreas y Alemania oriental vs occidental y Botsuana versos su vecinos en África saltan inmediatamente a la cabeza

Bueno, tampoco faltan cabezas de chorlito que abogan que la raza negra es superior por poseer más melanina.[7]

Por el otro lado existen al menos dos teorías que  explican mejor la razón del éxito o fracaso de las naciones, ambas teorías son en mi opinión complementarias.

Teorías geográficas y medioambientales

guns and steel

El escritor y ornitólogo Jarred Diamond tiene dos sendos libros que  cualquiera interesado en el tema debe leer: “Guns Germs and Steel” y “Colapse”. En ellos Jarred explica  las estructuras medioambientales y geográficas que propician o destruyen civilizaciones. En su primer libro explica qué factores llevaron a los europeos occidentales a dominar al mundo después de siglos de irrelevancia tras la  caída del imperio romano de occidente: tener caballos, acero, lengua escrita, sistema político más avanzado y resistencia a enfermedades; todo esto lo adquirieron gracias a la posición geográfica de Europa. En  su segundo libro explica como cambios medioambientales causados por el hombre o simplemente fortuitos pueden sellar el destino de una civilización, como la cultura Maya frente a una sequía de casi 3 siglos o las cultura vikinga Norse en  Groenlandia con la llegada de la pequeña edad de hielo.  Su teoría es impecable para explicar qué factores externos pueden propiciar o destruir una cultura, pero no explica factores internos a un grupo humano, aquí entra en completo el libro “Why Nations Fail” publicado hace pocos años.

Teoría sobre instituciones políticas y económicas

Daron Acemoğlu y James A. Robinson entregan en su libro “Why Nations  Fail” una teoría más elaborada para explicar factores internos dentro una nación que la catapultan a la riqueza o la condenan a la miseria absoluta.

Su teoría explica que el factor clave es doble: un sistema político estable donde el poder esté difuminado en diversos grupos y que permita la creación de comercio e invención y un sistema económico que no expropie a sus ciudadanos de su trabajo o sus inventos. Esto requiere además que las elites dominantes de un país no puedan impedir el desarrollo de nuevas tecnologías que puedan poner en riesgo su posición de poder. Casos de emperadores romanos o reyes medievales impidiendo el uso de un nuevo invento son de antología: si la imprenta puede dejar en la calle a 70 mil escribas en Estambul es evidente que el Sultán impediría la entrada del invento a su imperio. Otro punto central de esta teoría es el requisito que la elite no sea un grupo cerrado y estático, ergo, gente puede ascender a ser parte de los grupos de poder en una nación.

El libro lamentablemente busca estirar demasiado el argumento cuando otros factores pueden explicar los sucesos, por ejemplo: usan Venecia como ejemplo de nación que decae cuando las elites se anquilosan al poder, pero ignoraron convenientemente todos los desastres militares, ataques de peste negra sufridos y cambios en la balanza económica con la entrada de Portugal en el comercio internacional que condenaron a Venecia a la irrelevancia.  También presenta contundentes argumentos para mostrar cómo el colonialismo europeo empobrecía sus colonias, el caso Holandés en Indochina es especialmente macabro. Pero no mencionan en ningún momento el mayor ejemplo de lo contrario: La India del imperio británico. El colonialismo per se no es malo, lo malo es generar un sistema puramente extractivo versus invertir en infraestructura, desarrollo humano, elites locales o libre comercio para el futuro de una colonia.

Por el otro lado el Acemoglu y Robinson muestran con buenos ejemplos porqué los sistemas comunistas, incluso con sistemas económicos “semi-abiertos” como China están condenados al fracaso: Su incapacidad de desarrollar innovación propia. Al ser un régimen donde el poder está totalmente concentrado en una pequeña minoría y solo los vinculados al poder tienen acceso a hacer negocios, cualquier persona sin contactos que intente desarrollar un negocio o invento nuevo no podrá disfrutar jamás de la riquezas de su esfuerzo, ergo no hará nada. Esto explica muy bien el estancamiento de la Unión Soviética a mediados de los años 70 una vez que terminó su proceso de industrialización, sólo copiar a occidente no bastaba para alcanzar o superar  a las democracias.

La conclusión del libro es que  las democracias con instituciones políticas estables y con economía abierta donde se protege la innovación son la clave para el desarrollo humano.

En resumen, tenemos hoy a la mano teorías de primer nivel para explicar el porqué de naciones que triunfan  o fracasan y al mismo tiempo entender que el medioambiente, sea por factores externos o cambios provocados por el ser humano pueden hacer desaparecer por completo una civilización o ayudar su éxito.

[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Piscola

[2]  https://www.britannica.com/place/New-France

[3] http://www.neoliberalismo.com/imperialismo_teoria.htm

Ibíd https://www.mtholyoke.edu/acad/intrel/depend.htm

[4] https://www.cepchile.cl/problemas-teoria-del-desarrollo-y-estrategias-en-america-latina/cep/2016-03-03/184113.html

[5] http://www.npiamerica.org/research/category/racial-differences-in-intelligence-personality-and-behavior

[6]  http://www.jstor.org/stable/j.ctt130hch6

[7]  http://www.csicop.org/si/show/magic_melanin_spreading_scientific_illiteracy_among_minorities

Reformando al Islam, análisis de una conversación.

gaad-tawhidi-1

por Emilio Meneses

Gad Saad y Al Tawhidi son personajes heroicos por derecho propio.

Gad Saad, tiene un canal en Youtube llamado “The Saad Truth” [1] un juego de palabras muy sugerente. Allí ha tenido como invitados a diversos intelectuales, periodistas, políticos y religiosos. Gad, de profesión profesor universitario en psicología evolutiva en Montreal, nació en el Líbano. País del que debió huir años atrás para no ser asesinado por ser judío. Hoy, en Montreal Canadá, se dedica a combatir otra amenaza: la actual vertiente de anti-intelectualismo posmoderno.

Gad desprecia profundamente a quienes hoy juegan a ser víctimas de cualquier cosa, el patriarcado, la “masculinidad tóxica” o el constructivismo social. Y se ríe de los progresistas que dicen que las opiniones conservadoras o liberales incitan a violencia contra las minorías. Y en sus propias palabras: “siendo una persona que debió esconderse debajo de su propio escritorio para que milicias armadas no me asesinaran, encuentro tales declaraciones vergonzosas”.

Una de sus últimas entrevistas es sumamente relevante: un Imam que llama a reformar el Islam [2]

gaad-tawhidi-2

Su entrevistado, el Imam chiita Shaikh M. Tawhidi, es Iraní y estudió cursos islámicos tanto en escuelas chiíes como sunníes, teniendo un gran conocimiento en ambas vertientes [3]. Hoy vive en Australia, desde donde se dedica a denunciar la radicalización de la comunidad musulmana australiana. Hace fuertes llamados a reformar completamente el Islam ya que afirma que esta se basa en doctrinas profundamente violentas e intolerantes. Admite además que Israel es tierra judía [4]. Debido a sus postulados vive bajo constante amenaza por parte del resto de la comunidad islámica en la isla, sufriendo todo tipo de ataques incluso en público [5], y para peor la prensa de izquierda lo trata de “Fake” y lo han intentado de difamar de todas las maneras posibles [6].

La conversación toma un rumbo interesante cuando Gad intenta hacer reconocer a Shaikh que su propuesta de Islam puede ser cuasi de fantasía. “Unicorn Islam”, como suele decir y de difícil materialización, el Imam defiende su proyecto con un argumento que deja poco espacio para negárselo: “Si la comunidad musulmana no reforma sus doctrinas internamente, tarde o temprano entraremos en conflicto abierto en occidente”.

En conclusión, es agradable ver un debate con altura de miras y alto nivel. Hoy en Youtube e Internet hay una miríada de pensadores e intelectuales que elevan el nivel del debate y presentan argumentos con una preparación y solidez sobre temas contingentes que hace años se perdió en la prensa escrita. Sam Harris, Gad Saad, Jordan B. Peterson, Benjamin Carl (Sargon of Akkad), Tim Pool entre tantos otros. Uno puede literalmente completar su formación intelectual y mejorar su capacidad de argumentación escuchando gratuitamente a tales personas. La prensa escrita y de televisión ha dejado hace rato de ser un buen referente para tener una opinión formada.

[1] https://www.youtube.com/channel/UCLH7qUqM0PLieCVaHA7RegA

[2] https://www.youtube.com/watch?v=j8deTppcltM

[3] http://www.tawhidi.com

[4] https://www.youtube.com/watch?v=mmcCmjhO8KQ

[5] http://www.dailymail.co.uk/news/article-4555308/Sheikh-Tawhidi-attacked-Muslim-Adelaide-restaurant.html

[6] – http://www.abc.net.au/religion/articles/2017/04/11/4651763.htm

Ibíd –  http://www.dailymail.co.uk/news/article-4371064/Muslim-leader-Imam-Shaikh-Mohammad-Tawhidi-called-fake.html

El declive cultural de la Izquierda

por Emilio Meneses
Nota del autor: cuando hablo aquí de ‘Izquierda’ no me estoy refiriendo a grupos social-cristianos, de centro-izquierda o izquierda liberal. Por dar ejemplos: la DC chilena en general, Andrés Velasco o en el extranjero Hillary Clinton y Tony Blair no pertenecen al grupo referido.

En los últimos 20 o quizás 30 años ha habido un proceso de monopolización de las carreras humanistas y áreas administrativas de las universidades por parte de la izquierda a nivel mundial, y con gran impacto en EEUU[1]. Este dominio se ha traducido lentamente desde hace años primero animadversión, y de a poco hasta la completa violencia promovida por profesores de izquierda contra alumnos, profesores o invitados de derecha en los campuses. Como escribía Thomas Sowell el 2005, este fenómeno no es nuevo.[2]

Los violentos incidentes en la universidad de Berkeley[3] contra la exposición de Milo Yiannopoulos en febrero de 2017 puso el tema de nuevo en el centro de la opinión pública, donde se demostró solamente el nivel de odio contra ideas que no coinciden con la izquierda. Berkeley, que alguna vez fue cuna de la libertad de expresión, hoy es una fábrica de enemigos de las libertades básicas. El resto de las universidades occidentales no se quedan atrás egresando alumnos pésimamente preparados para enfrentar el mundo real, como dice Jordan B. Peterson[4], sino además –en mi opinión– con un sesgo antitético a los valores liberales.

Para empeorar las cosas, la prédica de izquierda no sólo se limita a teorías de lucha de clase y dominación o economía centralizada, sino que ha tomado ahora un vuelco en otras áreas basadas en un constructivismo social exacerbado: todo tiene una explicación y origen cultural, la biología no es relevante. Esto, sumado al feminismo de tercera ola, redefinición de racismo, uso forzoso de pronombres por género (e infinitos géneros), estudios femeninos, de transgénero y reeducación cultural, se propone cambios sociales que parecen no conocer límites.

La mayor parte de estas propuestas, como mencionan Gad Saad, psicólogo evolucionista, y Jordan B. Peterson, psicólogo clínico, carecen de cualquier base científica y es únicamente ideología pura. Peterson va aún más allá: presiente que las carreras humanistas están condenadas al fracaso, y que los actuales postulados planteados, que ya penetran la ley en Canadá, conducirán pronto a la violencia.[5]

Ahora bien, sus detractores dirían que Saad es un judío de origen libanés y Peterson tiene tendencias cristianas, pero cuando quienes denuncian el actual estado de los centros de pensamiento son feministas con currículo intachable como Christina Hoff Sommers o pensadores de izquierda como Sam Harris o Dave Rubin, la cosa toma otro tono.

Harris ha denunciado hasta el hastío la virulencia de la izquierda actual y de lo irremediable de su situación, volviéndola incapaz de tener una alternativa frente al auge de Trump[6]. Rubin, gay y de izquierda, comenta cómo la actual izquierda está más preocupada en clasificar a la gente por grupos étnicos o sexuales que como personas iguales ante la ley[7]. Como lo han vivido en carne propia Harris y Rubin, la izquierda se ha vuelto muy cruenta con sus correligionarios que se salen de línea y no mantienen la pureza ideológica.

El intento de esta nueva izquierda de imponer sus propuestas mediante matonaje y presión social y/o gubernamental ha generado una contracultura a ésta, de la que hablaré en otra oportunidad.

Este fenómeno podría ser manejable para los políticos de centro-izquierda, tomando las medidas correctas para sacar de las universidades a profesores radicalizados que amenazan los valores liberales, salvar las carreras humanistas y restaurar la confianza de sus votantes. Una buena idea sería educar a los alumnos en el conocimiento científico más serio sobre sexualidad y género. Como comenta Angelo Fasce, filósofo y neurocientífico, el problema también radica en la ignorancia del tema tanto en gente de derecha como de izquierda[8].

En mi opinión, la centro izquierda habría tenido una excelente oportunidad para detener esto 10 años atrás, pero hoy un nuevo fenómeno ha cambiado las prioridades en occidente: la migración del votante de clase media-pobre de izquierda hacia partidos nacionalistas, que ya no es controlable y llegó en mal momento para la izquierda en Europa y EEUU.

Notas.

[5] Íbid.

[6] https://www.samharris.org/podcast/item/ask-me-anything-6 lamentablemente no hay transcripción del audio. Pero el extracto puede ser encontrado en vario videos en Youtube bajo el nombre “The left is irredeemable”

 

(more…)