Hoy vivimos en tiempos nuevos y una nueva generación está tomando las riendas del mundo y esperan detener la pronosticada destrucción causada por el C02 y el capitalismo desenfrenado. Gente joven con nuevas ideas y métodos, esta vez ellos dicen estar dispuestos a escuchar a los expertos climáticos y hacer algo al respecto.

El Green New Deal de AOC

AOC- Photo by Alex Wong-Getty Images

Alexandria Ocasio Cortez, fuente The Federalist

El año pasado una nueva parlamentaria fue electa en los EEUU, Alexandria Ocasio Cortez de 29 años, conocida popularmente en país del norte simplemente como AOC. Una mujer joven con gran carisma y manejo de las redes sociales. Una de sus primeras medidas fue presentar su “Green New Deal”, con extensas medidas para salvar al mundo del desastre. AOC declaró a principios de este año: “el mundo se acabará en 12 años si no enfrentamos el cambio climático”. Entre sus medidas propuestas está la prohibición de vuelos comerciales, uno de los mayores productores de C02. Además de eso quiere reducir drásticamente la producción de carne.

La guerrera de Suecia

greta 2

Este año llegó también al continente americano todo el resplandor e inocencia de una adolescente de 16 años que comprende la amenaza en ciernes: Greta Thunberg.

Greta ha estado desde hace tres años movilizando a miles de jóvenes esperanzados que desean ver un futuro mejor y miran con horror la destrucción planetaria que estamos causando. Muchos políticos y activistas como Greta hacen llamados a dejar de viajar en avión y no consumir más carne.

La activista de Suecia ha colapsado las redes sociales y la prensa, tanto con notas a favor y en contra después de su presentación en la Naciones Unidas, el foro internacional más prestigioso. En pocos días más el IPCC de la ONU publicará un avance de su reporte climático. Si bien el reporte aún no es público podemos dar un adelanto gracias a la entrevista del experto Noel Brown.

Tenemos 10 años para evitar el desastre

Hace un tiempo atrás Noel Brown, director de la oficina de Nueva York del Programa Ambiental de la UNEP, declaró lo siguiente:

“tenemos una ventana de 10 años para resolver el efecto de gas invernadero antes que se salga de control

Brown también predice duras consecuencias para las regiones costeras: un sexto de Bangladesh podría inundarse desplazando a una cuarta parte de su población, si las capas polares se derriten los océanos podrían aumentar hasta un metro y las islas Maldivas desaparecerán. La UNEP calcula que los Estados Unidos de América deberán invertir al menos 100 billones de dólares para proteger su costa.

En 30 años las temperaturas aumentarán hasta 7 grados

Brown informó que “las estimaciones científicas más conservadores indican que en los próximos 30 años la temperatura aumentará entre 1 y 7 grados” e incluso los científicos más conservadores “ya nos dicen que no hay nada que podamos hacer ahora para detener un … cambio” de aproximadamente 3 grados. “Cualquier cosa más allá de eso, y tenemos que empezar a pensar en el aumento significativo de los niveles del mar … podemos esperar tormentas más feroces, huracanes, cortantes de viento, erosión del polvo“. Las declaraciones de Noel Brown indican un futuro desolador para el mundo.

Pero, en lo personal, me tranquilizan profundamente y tengo fe que ni lo indicado por AOC, Thunberg o la ONU se materializará. La razón es simple: Brown y la UNEP hicieron estas predicciones en 1989, hace exactamente 30 años. Si no me creen pueden verificarlo aquí y aquí.

La predicción de 1989 que la temperatura promedio de la tierra aumentaría “conservadoramente” entre 1 y 7 grados en los próximos 30 años no pudo ser más equivocada. La temperatura promedio terrestre entre 1989 y 2018 apenas subió 0.4 °C. Tampoco ninguno de los desastres climáticos previstos ha sucedido.

Fuente NASA

Temperatura Promedio terrestre desde 1880 hasta 2018, Fuente NASA GISS. http://data.giss.nasa.gov/gistemp/graphs/ Se puede apreciar que la predicción hecha en 1989 era vergonzosamente errónea. Notar además la enorme subida en 2017-2018 por un ciclo particularmente fuerte en el Oceano Pacífico del Fenómeno del Niño o ENSO.

Reportes posteriores ajustando para abajo las predicciones

El Panel Intergubernamental de Cambio Climático o IPCC fue establecido en 1988 por la Organización Mundial Meteorológica (WMO) y en Programa Medioambiental de las Naciones Unidad (UNEP). Desde 1990 es el encargado de hacer Reportes de Evaluación climática (Assesment Report, AR1 – AR5). Han publicado cinco hasta la fecha. Cada publicación muestra predicciones de temperatura más moderadas que el anterior y con “probables escenarios” de daños ambientales. Por razones de espacio me voy a concentrar en las predicciones de temperatura.

En 1990 fue publicado el primer reporte del IPCC, el cual indicó un aumento del nivel del mar para 2030 de 20 centimetros (página 19) comparado con un reporte del 2018 muestra que el nivel del mar solo creció poco menos de 7 centimetros. (página 11). También indicaron un aumento de temperatura probable de 0.9 °C para el 2020 si la emisión de CO2 se mantenía igual. No solo su predicción dada “con certeza” fue bien por encima de lo registrado, para colmo hasta hoy se ha emidito aún más CO2 que lo esperado en 1990.

El segundo reporte del IPCC, en el año 1995, fue bastante más moderado con sus predicciones, indicando literalmente que bajaban “a un tercio” las predicciones del reporte anterior por ajustes y nuevos datos. No hicieron una predicción a 30 años y solo indicaron un aumento de temperatura entre 1,5 y 3°C para el año 2100. Pueden leerlo aquí.

El tercer reporte del IPCC, del año 2001, hizo predicciones de entre 1.8 a casi 6 °C para el 2100 usando como base el año 1990, siendo el escenario de 6°C “poco probable”. No indicaban directamente su predicción para 30 años, pero se puede ver gráficamente aquí abajo, la mayor parte de las predicciones sobreestiman el aumento real de 0.4° registrado a la fecha. Puede leerse aquí.

IPCC 2000

Predicciones de temperatura vs observada en negro. Fuente IPCC AR3

El cuarto reporte, del 2007, es más moderado para su predicción para el 2020, considerando un aumento de 0.6 a 0.8 C para el año 2020 contra el “promedio 1980-1999”, aun ligeramente por sobre la temperatura real alcanzada. Para el año 2090 muestra como predicciones de “menor probabilidad” el aumento de temperatura por sobre los 6 grados. Puede leerse aquí.

El quinto reporte, del 2014 es bastante más “difuso”, por así decirlo, con sus predicciones, entregando aumentos de temperatura entre 0.4 y 2.6 °C para el rango de años 2046-2065 usando de base el año 2005. Bastante menos que lo indicado para el tercer reporte, 13 años antes y visto en el grafico arriba. Puede leerse aquí.

Como vemos en cada publicación las predicciones de temperatura son cada vez más moderadas que la anterior. Si tuviera que apostar mi dinero diría que el sexto reporte tendrá predicciones aún más moderadas, cuando salga el año 2021.

En resumen, las declaraciones grandilocuentes de AOC y Thunberg no están avaladas por la ciencia actual. Su posición se basa en predicciones desestimadas por los mismos científicos actuales.

Una religión de hipócritas y de clase alta

Hay varias cosas que me generan un profundo desagrado frente a esta nueva ola de activistas climáticos:

Primero, no parece que hayan leído nunca un paper o libro sobre clima o paleoclima y menos los reportes del IPCC, simplemente repiten lo escuchado haciendo un salto de fe. Incluso los reportes del IPCC hablan de distintos niveles de “confianza” para sus predicciones de daño medioambiental, muy lejos de la certeza mostrada por estas activistas.

Segundo, son completamente ignorantes e ingenuas en temas históricos, la hemeroteca permite poner a prueba predicciones pasadas antes de volverse loco. Ninguna predicción se ha cumplido. Lo único cierto es que las predicciones de desastre son cada vez más moderadas.

Tercero, sus propuestas para solucionar el problema son tan irrealistas que me hace realmente dudar que de verdad crean en ellas. Tampoco parecen vivir acorde a lo que predican: no parecen hacer ningún sacrificio que le exigen al resto. Son niños de clase acomodada que lo tuvieron todo en la vida y pretenden moralizar al resto.

AOC y Thunberg no están solos en tal postura mental, en Facebook, Instagram y Twitter se ven decenas de personas que comparten videos de ellas y otros activistas desde su Iphone o Huawei último modelo, para colmo en sus fotos anteriores se les ve felices en sus paseos por Nueva York, Europa o el Caribe, comiendo un asado con amigos, o aun peor, teniendo hijos. ¿no nos dijeron acaso que tener hijos era dañino para el medio ambiente?

Conclusión

La crisis climática que enfrentamos parece ser menos grave que la locura colectiva que se está tomando a la generación de jóvenes más ricos y acomodados en nuestras sociedades. Es además una locura sumamente hipócrita, no practican lo que predican.

Por el otro lado las predicciones climáticas actuales debemos tomarlas con una cucharadita de sal, o mejor, con una cuchara sopera. El mundo no se va a acabar.

Yo aún estoy esperando que el hielo Ártico desaparezca el año 2014, como predijo Al Gore el 2008.

Sigue mi blog en:

https://www.facebook.com/plumahoplita/

Fuente Foto Portada : http://www.wantedinrome.com