Cómo enfrentarse a la locura LGBT-QUERTY

por Emilio Meneses

En los últimos meses hemos vivido constantemente bombardeados tanto por Facebook, Google y supuestos expertos de una cantidad increíble de nuevos géneros y minorías sexuales. Todo acompañado por un extraño vocabulario nuevo como “Cis-genero”, “Patriarcado”, “Equidad”. Tales personas promueven una serie de ideas que vamos a resumir en el “feminismo de tercera ola”

Si sientes que el sentido común te indica que tales propuestas son una total locura, estás completamente en lo correcto mi querido lector.

Ahora bien, que nos intenten hacer tragar toda esta locura es en parte nuestra propia responsabilidad, la mayor parte de nosotros tenemos cero idea de cómo se define el género y sexualidad y menos cuales son los verdaderos alcances de las teorías que hoy están en moda.

Por lo mismo pretendo aquí explicar los conceptos más básicos de la teoría de género más aceptada, contrastarla con las propuestas actuales para que tengan argumentos para parar en seco a cualquiera con estas locuras. No se preocupen si alguien viene a acusarlos de racista-opresor-incitador de odio-transfobico, hay gente que usa tal apelativo incluso contra expertos del tema. [1]

Estos son los 3 factores que definen nuestra sexualidad e identidad sexual.

1- Sexo: es la toda la estructura biológica que corresponde ser macho o hembra, incluyendo gónadas, dimorfismo sexual y cerebros distintos. Si, los cerebros de hombres y mujeres funcionan  y trabajan  de manera distinta [2]. A menos que haya un problema genético o malformación de por medio en el 99,97% de los casos el sexo es completamente identificable.

2- Preferencia sexual: indica que sexo y/u objeto te atrae físicamente. En al menos el 95% de los casos la preferencia sexual es por el sexo opuesto. Cabe mencionarse que para el quizás 5% restante no se sabe realmente si un desvío a esta norma es de nacimiento. Dentro de tal aproximado 5% (por poner un número) se puede encasillar bisexualismo, homosexualismo y todas las parafilias

3- Género: esto es más complejo de explicar, pero se puede resumir en las expectativas sociales de cada sexo, es lo que se espera de cada uno de nosotros frente a la sociedad. Esto incluye cómo se espera que uno debes actuar frente a todo tipo de escenarios. En la teoría clásica hay 2 géneros ya que está totalmente vinculado a tu sexo. Con las definiciones anteriores se puede ver que el género es algo impuesto por la sociedad al individuo, en el mejor de los casos negociado. La expectativa de un género puede cambiar con el tiempo, pero ahí entran también factores tecnológicos, medioambientales o presiones externas que pueden empujar lentamente un cambio.

Con estos 3 conceptos claros vamos a explicar ahora cuál es el meollo del desacuerdo.

 696930483032-1486992965

Jordan B. Peterson detalla en una de sus cursos de Psicología y Personalidad claramente cómo existe una correlación de casi un 95% entre sexo-género y preferencia sexual [3]  La propuesta del feminismo de tercera ola es que estos 3 factores son independientes. Tal idea tendría sentido si la correlación sólo fuera de un 60% o menos. Pero esta dependencia se repite sistemáticamente a los largo de la historia humana  y en casi todas las culturas. En resumen: tú no elijes to género.

Bueno, con esto en mente uno tiene derecho a preguntarse,  ¿dónde entran en este meollo los homosexuales?, ¿nacen o se hacen? Honestamente no se sabe si ser homosexual es de nacimiento o por alguna experiencia infantil, el debate al respecto sigue candente. [4] Lo mismo podrá decirse de personas transexuales (físicamente transexuales, no mentales). Tales diferencias se podrían hasta explicar por variabilidad evolutiva: toda especie presenta incontables variaciones o mutaciones. Pero no indican la norma, al menos sobre el 95% de la población adulta se identifica como heterosexual.

Ahora, dicho esto, por temperamento puede haber hombres feminizados o mujeres de temperamento más masculino. Siempre hay gente fuera de la norma. Hay 5 campos de temperamento que pueden variar: Openness, Conscienstiusness, Extravertion, Agreeableness y Neuroticism. Usualmente los hombres son bajos en Agreeablenees y las mujeres alto.

Pero también ya se sabe que tu preferencia política se puede determinar por tus temperamentos, Openness está fuertemente vinculado con ser de izquierda y Conscienstiusness con ser de derecha.  Se podría pensar que hasta nuestra preferencia política viene determinada antes de nuestro nacimiento. ¡Al saco con la cultura!

La maldita disforia de género.

Este concepto es relativamente nuevo y se le menciona de manera más elaborada en el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-V [5]. Si bien se puede resumir en que un individuo no se siente identificado con el género asociado a su sexo, el cuadro es bastante más complejo dado que en la mayor parte de los casos viene acompañado por cuadros de depresión y/o otros trastornos mentales. [6]  El trastorno puede comenzar tanto en la infancia como la adultez, tampoco hay un diagnostico o tratamiento estándar. Usualmente un buen tratamiento puede traducirse en la aceptación del género propio y la aceptación de una preferencia sexual distinta, casos más graves donde hay disconformidad con los genitales propios e incluso mutilación se recomienda tratamiento más drásticos, incluyendo cambio de sexo.

Dañando a quien pretenden ayudar

9ca

Lamentablemente la tendencia dentro de este feminismo de tercera ola ha sido atacar a quienes recomienden el tratamiento de disforia para aceptar el género propio, o peor impulsar el tratamiento con hormonas y cambio de sexo incluso en menores de edad, eso pese a que la sexualidad no se desarrolla completamente hasta la adultez. Tales propuestas son en la práctica nocivas para la comunidad transexual, donde hay una tasa de suicidio de hasta el 50%.

Tampoco ayuda mucho insistir que la preferencia o comportamiento sexual es principalmente cultural, los estudios clínicos al respecto son claros. Menos aún decir que uno puede cambiar de un momento a otro su tendencia sexual [7], tal idea valida automáticamente conceptos como “conversión para homosexuales”.

En conclusión, con estos conceptos ya tenemos una idea más clara de la situación real de la que hablamos, también de las propuestas del feminismo de tercera ola. Si bien la ciencia aún no ha dicho la última palabra la tozudez ideológica no conoce límites.

 

[1] https://www.youtube.com/watch?v=-1P_1mLlJik

[2] https://www.psychologytoday.com/blog/hope-relationships/201402/brain-differences-between-genders

[3] https://www.youtube.com/playlist?list=PL22J3VaeABQApSdW8X71Ihe34eKN6XhCi

[4] http://www.thenewatlantis.com/publications/number-50-fall-2016

[5] “Gender Incongruence/gender disforia and its clasification history”; Beek, Chohen-Kettenis, Kreukels; 2015; International Review of Psychiatry.

[6] Ibíd.

[7] https://www.advocate.com/health/love-and-sex/2014/02/11/exploring-umbrella-bisexuality-and-fluidity

3 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s